El pequeño gnomo que tenia que quedarse en casa

El pequeño gnomo estaba confundido, ¿por que tuvo que quedarse en casa?, Acaso no todos saben ¿cuanto les encanta el salir a jugar a los gnomos?


no podía ir a la escuela de los gnomos, no podía jugar con sus amigos en el bosque y sus amigos tampoco podían ir a visitarlo.


El pequeño gnomo estaba atrapado en su casa, en las raíces del árbol. Al menos podía mirar por la ventana, a través de las rocas y las raíces de los arboles.


Le sorprendió que hubiera tanto que ver, le sorprendió las hormigas, escarabajos de colores brillantes, que subían y bajaban por las hojas caídas. Conejos entraban y salían de sus madrigueras, pero incluso con todas esas cosas por mirar, el pequeño gnomo se estaba impacientando.


¿Por que tenia que quedarse en casa?, no tenia sentido para el. Entonces madre árbol le susurro :

-Las cosas, no son como solían ser, pero confía en mi


El pequeño gnomo sabia que siempre podría confiar en madre árbol, madre árbol llevaba la sabiduría de todo el bosque, madre árbol lo sabia todo.


Los pájaros y el viento, eran sus amigos y mensajeros; La visitaban todos los días compratiéndole noticias de todo el gran mundo.


El pequeño gran gnomo podía oír cuando pasaban los pájaros, podía oírlos cantando en lo alto de las ramas de madre árbol. El pequeño gnomo podía ver cuando el viento estaba de visita, podía ver las ramas del árbol balanceándose de un lado al otro.


Todos los días madre árbol continuo susurrando:

-Las cosas no son como solían ser, pronto libre seras. Confía en mi, confía.


Así que el pequeño gnomo confió y espero, pronto supo que volvería a ser libre. y mientras esperaba le sorprendió cuantas cosas podía encontrar dentro de su acogedora casa de raíz de árbol. El pequeño gnomo podía bailar, podía cantar y dibujar; también hacer saltos. El pequeño gnomo puede comer y cocinar. Y acurrucarse con un gran libro ilustrado.


-confía en mi, confía.


Susan Perrow.







©2020 by Umai. Proudly created with Wix.com